Nuevos horizontes de felicidad y una despedida

Mientras escribo esto tengo un nudo en la garganta. Un año más me toca despedirme de un alumno que parte hacia un nuevo destino. En el caso de nuestro aula, ya van cuatro por distintas razones, y siempre es doloroso. Esta vez nuestro pequeño D. uno de nuestros peques, parte hacia otras tierras dejándome desolada. Cuanto más trabajas, a veces, con un alumno o alumna, más te cuesta despedirte de él. A lo largo de mis tres décadas como docente han sido muchas las despedidas, y también muy emocionantes los reencuentros. De un antiguo alumno, de un centro de menores , recibí este mensaje: ” Dile que a ella no la olvido”. Entonces, yo era maestra de Secundaria. Y ahí están mis grandes tesoros ganados en esta profesión. Incalculables en valor.

Cuando un niño o una niña de tres años llega a tu aula, tú eres casi, casi una madre para él. Son muchas las caricias, palabras de aliento, reprimendas, conversaciones, abrazos, lágrimas, enfados, alegrías, tristezas, situaciones casi hogareñas, las que pasamos juntos. Y como en un jardín, y por eso nos llamarán maestras jardineras, vamos viendo como cada cual florece a su modo, y se va llenado de nuevos brotes de ingenio, conciencia, razón, imaginación. Ves cómo van perdiendo lo miedos, ganando seguridad, y cómo esos cuerpos pequeñitos se van haciendo más fuertes al compás que tú vas marcando a la vez que cuidas mucho sus corazones, que son lo más importante.

Se me va un peque con el que he tenido mucho que lidiar. Y no se va, como los demás que se fueron,, a un destino que está a nuestro alrededor. Se va lejos. Atrás quedan muchos enfados y rabietas reconducidos con paciencia y amor, sin avergonzarme de esta palabra,que para mí ,es la mayor herramienta educativa del mundo.

Solo le deseo un nuevo horizonte lleno de felicidad. Un mejor mundo para él y para todos nosotros y nosotras. Más justicia social, más paz. Feliz viaje, mi niño, te queremos.

Pilar

Un comentario en “Nuevos horizontes de felicidad y una despedida

  1. Adiós al pequeño D. Mucha suerte para él. Se lleva tu recuerdo Pilar, y si algo he aprendido es que los niños quieren diversión pero también quieren normas, les dan seguridad. Se lleva tu amor en la mochilita

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s