1

La colada escolar

Hay pequeñas cosas que no podemos hacer ahora en estos tiempos de Covid. Hemos guardado los peluches y la ropa de nuestros muñecos y muñecas bebés. De todos modos, la he lavado y estoy metiéndola limpia, planchada y perfumada, en una cajita, a la espera de tiempos mejores.

1

Nuevos horizontes de felicidad y una despedida

Mientras escribo esto tengo un nudo en la garganta. Un año más me toca despedirme de un alumno que parte hacia un nuevo destino. En el caso de nuestro aula, ya van cuatro por distintas razones, y siempre es doloroso. Esta vez nuestro pequeño D. uno de nuestros peques, parte hacia otras tierras dejándome desolada. Cuanto más trabajas, a veces, con un alumno o alumna, más te cuesta despedirte de él. A lo largo de mis tres décadas como docente han sido muchas las despedidas, y también muy emocionantes los reencuentros. De un antiguo alumno, de un centro de menores , recibí este mensaje: ” Dile que a ella no la olvido”. Entonces, yo era maestra de Secundaria. Y ahí están mis grandes tesoros ganados en esta profesión. Incalculables en valor.

Cuando un niño o una niña de tres años llega a tu aula, tú eres casi, casi una madre para él. Son muchas las caricias, palabras de aliento, reprimendas, conversaciones, abrazos, lágrimas, enfados, alegrías, tristezas, situaciones casi hogareñas, las que pasamos juntos. Y como en un jardín, y por eso nos llamarán maestras jardineras, vamos viendo como cada cual florece a su modo, y se va llenado de nuevos brotes de ingenio, conciencia, razón, imaginación. Ves cómo van perdiendo lo miedos, ganando seguridad, y cómo esos cuerpos pequeñitos se van haciendo más fuertes al compás que tú vas marcando a la vez que cuidas mucho sus corazones, que son lo más importante.

Se me va un peque con el que he tenido mucho que lidiar. Y no se va, como los demás que se fueron,, a un destino que está a nuestro alrededor. Se va lejos. Atrás quedan muchos enfados y rabietas reconducidos con paciencia y amor, sin avergonzarme de esta palabra,que para mí ,es la mayor herramienta educativa del mundo.

Solo le deseo un nuevo horizonte lleno de felicidad. Un mejor mundo para él y para todos nosotros y nosotras. Más justicia social, más paz. Feliz viaje, mi niño, te queremos.

Pilar

0

Tiempo libre

El tiempo de libre elección ofrece a los niños y las niñas la posibilidad de dedicar su tiempo a alguna actividad que les motive especialmente en ese momento. Puede ser cualquier juego, juguete o actividad: recortar, pegar, pintar, etc. El año pasado comenzamos a hacerlo de forma inicial y este año lo entienden mucho más, y dedican su tiempo a actividades que les exigen más concentración. La idea es que no siempre hagan actividades dirigidas, y que sepan regular el comportamiento, por sí mismos. al igual que el silencio, el compartir, el respetar turnos . Después cada juguete se limpia , al igual que las mesas y las manos. También sirve para que no asocien falta de dirección con caos sino con un cambio de dinámica entre las muchas que ofrece la clase. El juego de esta forma, tampoco es un premio sino una actividad más.