0

2º día de verano: reflexiones de los martes: las notas

Cuenta una leyenda que alguien se pasó tanto tiempo pesando a un pollo, que el pollo murió porque se olvidó de darle de comer…

Las notas son un instrumento de medicion realizado en un momento determinado (con todas las variantes que influyen en ese determinado momento, más o menos extenso) y que nos ofrecen una visión aproximada pero siempre sesgada de la realidad.

En la Educación Infantil, todo esto se acentúa, porque la evolución de los niños y niñas , en pleno proceso, puede cambiar a un ritmo acelerado. Puede ser que el día 17 un niño o niña no reconozca el triángulo y el día 18, de pronto, te dice: ” Mira, allí hay un triángulo”, y creo que con este ejemplo se resume mucho la importancia de las notas en estos momentos.

Nuestras evaluaciones son continuas, pero ni aun así, puede un boletín de notas reflejar quién es un niño o una niña .Mi conclusión es: una nota no define a un niño o niña. Una nota es un instrumento de medición para tomar decisiones.

Por otra parte, la experiencia que dan treinta años en este campo, me dice que niños y niñas brillantes en Infantil han seguido siéndolo después, pero otros han apagado su luz y se han internado en los términos medios, y otros se han apagado y han ” fracasado”, en cuanto a lo que en esta sociedad llamamos ” éxito” académico. ( Que no va unido al personal porque eso es más profundo, interno, y complejo). También he observado todo lo contrario: niños o niñas de los que jamás imaginaste que podrían florecer tanto y llegar tan lejos…

Creo que una de las grandes injusticias de estos tiempos competitivos es presionar a los niños y niñas para lucirlos como objetos de valor que se pueden comparar con los demás. Un niño, o una niña es un ser humano valioso en extremo, una vida incipiente digna del máximo respeto.

” Vísteme despacio que tengo prisas”. Por lo tanto, miremos las notas como algo indicativo del proceso, orientativo, y válido para tomar decisiones más ajustadas y correctas que puedan indicarnos qué caminos tomar para mejorar su educación, pero jamás para definir quién es un niño o una niña , ponerle una etiqueta y empezar a tratarlo con respecto a esa etiqueta.

Tampoco y bajo ningún concepto comparar las notas de un hijoo hija con las de otro niño o niña, sea quien sea, puesto que esto es un acto de crueldad y de absoluta falta de respeto.

En definitiva, mirad las notas como lo que son: notas. Algo a tener en cuenta para tomar decisones más correctas y acertadas. Los hijos y las hijas son personas, son mucho más que una nota. Y tienen su corazón, al que hay que estar atentos, igual que nosotros.

¡ Feliz martes de verano!