0

LUNES, Y A EMPEZAR

Este lunes hemos comenzado fuertes. Hemos compartido las experiencias que hemos vivido durante el fin de semana y hemos leído un poema sobre la letra D. Además de practicar su escritura, se ha jugado libremente a hacer palabras con material de lectoescritura, y ha habido algunos niños y niñas que han salido voluntarios a leer algunos versos. Al menos cuatro peques han sido capaces de leer completos los versos.

Hemos explicado que la velocidad en la lectura no es un tema para sentirnos más o menos importantes. Leer es como aprender a montar en bicicleta: algunas personas usan ruedines durante mucho tiempo, otras, son capaces de montar sin ruedines muy rápido. Eso no significa que unos seamos más listos, y otros más torpes, sino que cada persona tiene su ritmo de aprendizaje, y que comprender que cada persona tiene su ritmo para todo se llama: Respeto. Lo han entendido perfectamente. Así es que la familia tiene que colaborar en esta comprensión sin forzar, comparar, o ridiculizar en ningún momento a quien lleve un ritmo más lento. Así la lectura será una actividad feliz.