2

Gracias

Gracias por vuestros regalos, mamás, papás, familias. Son maravillosos, especiales, pensados para mi persona. Gracias por conocerme tan bien y elegirlos para mí, y gracias por conectar y entender mi forma de trabajar, que a veces, no es fácil. En mi clase hay normas, pero las justas, hay mucho tiempo en libertad, y de adquisición de las propias responsabilidades. Mucho tiempo para jugar, para bailar, y y para hacer trabajos en la mesa, cosa que algunas personas consideran que es el único trabajo válido. Para mí, todo lo que he nombrado es trabajo. No concibo a niños de tres años sentados durante cinco horas. Por eso en mi clase prima el movimiento. Ahí surge el desarrollo motor del niño que no se mueve, la sonrisa del que no se ríe, la palabra del que no habla. Todo lo que hago en mi clase tiene un origen y fundamento y nada es al azar. Gracias por comprenderlo, por valorar los resultados, por apreciar mi trabajo. Por este curso en familia, gracias. Mil gracias

IMG_1713

2

Pinocho va al hospital

Pinocho ha sido finalmente asistido por nuestra querida enfermera, Triana, que ha venido para llevárselo en ambulancia al hospital de juguetes. Antes ha comprobado que su corazón de madera sigue latiendo en perfectas condiciones y que solo necesita unos pequeños arreglos en cuanto a su piel de madera y su brazo roto. En camilla ha sido trasladado, hasta el exterior,  con ayuda de todos los niños y niñas. En cuanto mejore, volverá, ya en el mes de septiembre, para que se incorpore a su casita de la Biblomozteca. En el hospital de juguetes, Triana nos ha asegurado que hay incluso piscina, así es que, sabemos que su recuperación será fantástica. Os dejamos unas imágenes de tan importantes momentos.

 

 

 

0

¡Ahora estamos todos!

Nuestro grupo ,últimamente, anduvo cojo: constipados, mni vacaciones, ferias, y hasta una hospitalización. Hoy se incorporó Raúl, tras su convalecencia. Que mejor para definir lo que ha pasado que la expresión  de júbilo de una de sus compañeras: “¡ Bieeen, ahora sí que estamos todos!”.  Y por supuesto, Raúl se ha sentido muy feliz , con ese montón de bracitos que han ido a abrazarle. ¡Bienvenido, Raúl!