0

Normas y disciplina

Durante este periodo de adaptación,que estamos viviendo durante todo el mes de septiembre, las normas ocupan un lugar fundamental. Se aprenden poco a poco a base de vivencias. Los niños y niñas rápidamente descubren qué se puede hacer y cómo y qué no se puede hacer y por qué. Las normas más rígidas son las que se refieren a la seguridad de los niños y niñas. Por ejemplo: No se puede pegar a los compañeros, no se pueden dar patadas, romper objetos, tirarlos, correr dentro de la clase, llevarse objetos pequeños a la boca. Con estas normas esenciales, la flexibilidad apenas cuenta. Por supuesto, habrá momentos de ansiedad en los que los niños y niñas sientan necesidad de expresar su agresividad, lo cual es bueno, pero habrá que enseñarles a canalizar esa agresividad de forma que no se dañen a sí mismos, a los demás ni a los objetos que le rodean.

En este aspecto de descarga de agresividad los instrumentos musicales juegan un papel importante, pues los niños y niñas, a través de ellos, pueden descargar su ansiedad de forma positiva. Solo tendremos que aguantar el “chaparrón de ruidos”.

Con los peques a los que les cuesta asumir las normas, tendremos que seguir buscando estrategias para que lo consigan. Estrategias donde la firmeza ( no dureza) será muy importante.

( Pincha en la imagen para leer mejor)

disciplina-positiva-18-1024